Paco

Paco, alumno de un IES público, Murcia,  17 años

Hace algunos años, exactamente dos, me di cuenta de que en realidad me gustaban las personas de mi mismo sexo.
No entendía si eso era porque en realidad me quería parecer a los chicos con los que me fijaba, o era una atracción sexual que no quería reconocer por miedo, supongo.
Hace dos veranos, me decidí contárselo a una persona de mi familia, exactamente a mi cuñada, novia de mi hermana mediana. Si, pensaréis que es facil puesto que ya mis padres han pasado por un caso de homosexualidad, pero era el único chico de casa, el “mimado” (en cierta manera), y el ojo derecho de mi madre, y me daba un gran vértigo contárselo por miedo a ser rechazado, tenia la sensación de que le estaba faltando al respeto. (Pura hipótesis).
Al poco tiempo, la presión era casa vez mas grande, en las redes sociales los chicos me escribían y era incómodo esconder algo que forma parte de mi vida. Cada vez era mas obvio la gente se alarmaba, y encima sin descaro me preguntaba, cosa que yo jamas haría.
Me decidí contárselo a mi hermana mayor, mi gran escudo, mi espada cuando asoma una tormenta. Por una parte esta bien, porque es un punto de apoyo que mucha personas homosexuales no tienen, sin embargo no es bueno acostumbrarme. Tienes que valerte por ti mismo.
Cuando mi círculo de amigos lo sabían, lo primero que me dijeron y jamas se me olvidara fue:
– “Nene, estaba deseando tener un amigo gay, siempre lo pedí para reyes”.
Una broma que jamas se me olvidara, me dieron un abrazo colectivo, y me dijeron que ya lo sabían porque a una persona se le nota por su manera de actuar. Y que estaban orgullosos de mi.
Poco después, di con una persona muy muy muy importante que me acompaño ha conseguir un lugar en la clase, una clase que para nada era difícil de llevar, al revés, cuando no estaba mis amigos me echaban de menos, esa persona fue mi tutora dos años, y a día de hoy me sigue ayudando. Jamas pense que una persona y mas profesora sea un pilar imprescindible para mi vida, ese año que estuvo lleno de bajones continuos, ella me daba ánimo. Escribiéndome cartas, hablando conmigo, eligiendo como perfil el mio para escribirme en un libro que nos regalo…
Una persona que también  me ayuda y es mi incondicional es otra profesora, un tanto peculiar por su forma de ser y su carisma, es interesante y responsable. Y sé perfectamente que ella esta luchando para que me sienta cómodo cada día. Y a cada paso que doy, siempre la tendré ahí.
Para mi, no ha sido difícil mi homosexualidad, he sufrido y he tenido miedo, mucho miedo. Mis padre lo saben y no porque se lo haya contado yo, sino porque lo he utilizado como lo mas natural del mundo, ¿acaso un hetero tiene que decirle a sus padres que le gusta una persona de su sexo contrario?, pues entonces yo tampoco. Si nos tomamos con naturalidad la homosexualidad, para mi punto de vista seria mas fácil.
Mi madre se hizo superamiga de mi ex, y ahora no cuelga el y teléfono con el, fíjate!!
¿Un consejo?… No tardes demasiado en darte cuenta y dar el paso, no sabes lo a gusto que de vive siendo quien eres, como eres. Y compartiendo lo que te gusta!!
Enhorabuena por esta página, sois muy valientes!!!

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s