profe 5

Ibai, profesor en un centro privado religioso, homosexual, 38 años.

1. ¿Cuándo supiste que eras homosexual?
Lo empecé a intuir cuando advertí que no hablaba de mis compañeras como lo hacían los chicos de mi clase y obviamente no sentía lo mismo por ellas. Así fue, porque nunca me gustó ningún chico de clase ni del instituto. Tardé muchos años en encontrar al hombre de mi vida.
2. ¿Es algo que manifiestas abiertamente en tu vida diaria, incluido tu trabajo?
Vamos por partes. Antes de casarme hablé con el director (religioso) de mi centro. Lo podía haber evitado, pero sentí que no quería esconderlo. Era una escena en la que había pensado en muchas ocasiones, sabía que ese momento llegaría. Su reacción fue inmejorable, felicitándome, interesándose por mi pareja y por nuestro futuro. A partir de ese momento me quité un gran peso de encima.
Hay compañeros de trabajo que lo saben, otros que conocen a mi pareja y otros que estuvieron en mi boda; depende del grado de amistad, de vínculos y de experiencias que nos unen.

3. ¿Crees que los profesores tenéis libertad para decir abiertamente vuestra opción sexual? ¿Por qué?
Parto de que a mis alumnos (ESO y Bach) jamás les hablo de mi vida personal. Creo que hay que separar las cosas. Nunca se me ocurriría, pero por preservar mi intimidad, en ese tema y en todo.
Sí es verdad que cuando me preguntan si estoy casado o si tengo hijos no puedo decirles la verdad, sobre todo por las posibles reacciones de algunos padres (no hace falta recordar lo que opina la Iglesia con mayúsculas y sectores católicos radicales)

4. ¿Has tenido algún problema relacionado con esto?
Ninguno

5. ¿Crees que hay homofobia en los IES? Si lo crees, dirías que es sólo entre alumnos o también hacia profesores?
Creo que aunque se ha avanzado mucho en los últimos años todavía hay mucho camino por recorrer. Los padres se han acostumbrado a que los centros educativos tienen que llegar hasta donde no llegan ellos y el resto de la sociedad, y gran parte de la homofobia de nuestros alumnos viene aprendida de lo que oyen en casa. Y otro problema es el sentimiento de grupo; es decir, muchos alumno a solas son incapaces de insultar, humillar o acosar, pero el peso del grupo refuerza y fomenta estos comportamientos.

6. ¿Cómo crees que podría erradicarse ese problema?
Yo siempre digo que el 12% de la población es homosexual. Demasiada gente para ponérselo difícil, ¿no? Precisamente por el avance a nivel social, todos conocemos a personas homosexuales de nuestro entorno, familia…Esta introducción hoy por hoy es incontestable (silencio absoluto cuando me escuchan decirlo).
Tenemos alumnos en el centro abiertamente gays, que hablan de ello sin problema con los compañeros. ¿De qué estamos hablando entonces? En el colegio se han hecho mesas redondas hablando del tema. En la formación sexual (la imparten sexólogos y psicólogos expertos que contrata el centro) se contempla la homosexualidad como una opción más.

7. ¿Crees que las autoridades educativas son conscientes del problema del acoso por la orientación sexual?
Sí, y los responsables de Convivencia así nos lo han hecho saber. Aparece como uno de los claros casos de bullying graves y en los que hay que actuar con celeridad.

8. ¿Hablas abiertamente del tema en tus clases?
Cuando sale sí. Hace años que ya no hay risitas ni se sienten incómodos.

9. ¿Algún alumno ha venido a pedirte consejo relacionado con este tema?
Alumnos no, pero he sido tutor de dos alumnos que su padre había dejado a su madre y en ese momento sus parejas en ambos casos eran hombres.

10. Por último ¿crees que la situación ha cambiado respecto a cuando tú ibas al instituto?
Mucho, aunque no lo suficiente. Creo que no se acepta igual la homosexualidad femenina que la masculina, motivo por el que sigue siendo mucho menos visible, en la sociedad en general y en los centros educativos. Hasta en eso somos una sociedad machista.
También es muy diferente la situación dependiendo de la comunidad autónoma, ciudad o pueblo donde vivas. Sólo hay que ver las estadísticas de las bodas entre personas del mismo sexo.
Mi marido y yo tenemos una medida para ver el avance. Si en las pastelerías ves las parejas gays para las tartas de bodas es una buena señal; coincide con las estadísticas, os lo aseguro.
Habrá cambiado cuando toda la sociedad se dé cuenta que simplemente es una cuestión de amor; cada uno decide de quién se enamora, el sexo da igual y lo estereotipos también .

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s